Opinión: ‘Latinx’, por qué la gente debate sobre el uso del término

¿Somos latinos, hispanos o latinx?

Opinión: ‘Latinx’, por qué la gente debate sobre el uso del término

El término "latinx" ha ganado popularidad por ser más inclusivo a la hora de describir a las personas de raíces hispanas, especialmente entre los más jóvenes. Sin embargo, la palabra también ha sido polarizante entre las mismas personas a las que supuestamente representa.

Algunos ven en "latinx" un intento de americanización de una lengua y una cultura que a la par viola las reglas tradicionales del español. Esto lo hace parecer un intento débil de inclusión en lugar de entender a la comunidad a la que intenta referirse. 

De acuerdo con este argumento, la lengua española es construida con el uso del género en el esquema lingüístico. Es decir, todas las palabras del idioma tienen una contrapartida femenina o masculina. Por lo tanto, el uso de "latino" y "latina" no está motivado por la exclusividad, sino por la estructura del lenguaje.

Además, la letra X en español no hace el sonido de "ecs" como en el inglés sino que suena como "equis." Esta falta de consideración hacia el idioma nativo es lo que hace que muchos sientan que "latinx" no puede ser un término que los represente. 

Para otros, no es tan sencillo como decir que "latinx" no es coherente con el idioma español y, por lo tanto, no puede representar a las personas de ascendencia hispana. Debemos considerar el propósito del término y lo que se supone que dice sobre la comunidad hispana. "Latinx" es para aquellos que no se identifican dentro del binario del género con latino/a, dándoles un sentimiento de inclusión con el simple cambio de una palabra.

La cultura hispana en los Estados Unidos tiene un fuerte sentido de comunidad, donde la inclusión juega un papel importante. En gran medida, esto se da porque la mayoría de los hispanoamericanos son inmigrantes o hijos de ellos y existe un sentimiento de empatía y experiencia compartida que crea una sensación de comunidad fundada en ayudarse mutuamente. En esta visión "latinx" sería una simple extensión de los valores culturales cultivados durante años. 

En última instancia, este debate es representativo de una interesante dicotomía sobre qué es más importante para definir una cultura: la lengua nativa o las prácticas sociales de su gente. Para quienes la lengua es la raíz de la cultura y lo que hace única a cada comunidad, romper las normas lingüísticas iría en contra de la propia cultura hispana y la predispondría a americanizarse aún más. Por otro lado, para aquellos que se sienten parte de una comunidad por la experiencia social compartida, el uso del término "latinx" sería justificado mientras ayude a algunos de sus miembros, por pocos que sean, a sentirse más representados. 

La solución a este debate es cuestión de tiempo. El lenguaje es dinámico y sus reglas se adecuarán para reflejar los cambios sociales. Solo el tiempo dirá si la gente seguirá adoptando "latinx" en su vocabulario como reemplazo de latino/a o si se desvanecerá como un producto del clima político contemporáneo. 

Si tuviera que apostar, creo que "latinx" ha llegado para quedarse. Tiene un fuerte impulso por parte de los miembros de la comunidad Latina Millennial (personas nacidas entre 1981 y 1996) y Gen Z (1997 a 2015). Además, varias instituciones incluyendo medios de comunicación y universidades, así como algunos políticos populares, han adoptado el término y lo han utilizado continuamente para referirse a la comunidad latina. En los años que vienen, veremos un aumento de la población joven que tendrán una voz más fuerte en nuestro clima político. Si estos jóvenes crecen y siguen apoyando el uso de "latinx" es muy seguro que este término pase a ser normal no solo en discusiones políticas sino también en nuestra vida cotidiana. 

nblanco@theeagleonline.com 

Never miss a story

Get our weekly newsletter delivered right to your inbox.

More from The Eagle

Would you like to support our work? Donate here to The Eagle Innovation Fund.

Coronavirus Project