Opinión: El necesario ascenso de las voces latinas en las elecciones locales

Por qué la participación política de la comunidad latina importa ahora más que nunca

Opinión: El necesario ascenso de las voces latinas en las elecciones locales

From the Newsstands: This story appeared in our December 2021 print edition. You can find the digital version here.

El bloque latino está en camino de ser el mayor grupo minoritario en Estados Unidos; sin embargo, esto no se ha traducido en participación en elecciones estatales y locales. Para promover una agenda de políticas públicas que apoyen la comunidad latina debe haber un aumento del voto latino. 

El poder del voto latino fue evidente en la escala nacional en las presidenciales del 2020 cuando su participación fue la más alta de la historia. Además, los latinos fueron fundamentales para cambiar el estado de Arizona derepublicano a demócrata. A pesar de eso, todavía hay muchos retos para que el voto latino se traduzca en mejoras a nuestra comunidad.

Los adversos efectos económicos del COVID-19 afectaron desproporcionadamente a los latinos ya que gran parte de la fuerza laboral hispana está concentrada en áreas e industrias altamente susceptibles. Los datos del Brookings Institute indican que “en diciembre de 2020, la tasa de desempleo de hispanos o latinos fue de 9.3%, más de tres puntos más que la tasa de desempleo de los estadounidenses caucásicos. Cuando el COVID-19 golpeó inicialmente, la tasa de desempleo hispano o latino se disparó, superando la tasa de desempleo de los afroamericanos". Un año después, hay más estabilidad económica para la gente latina pero aún está lejos del nivel pre pandémico. Estos datos indican que la comunidad latina aún enfrenta grandes problemas que no necesariamente están siendo discutidos en las elecciones y federales.

Mantener una participación en las elecciones locales similar a las presidenciales, podría ayudar a resaltar los problemas de la comunidad en la agenda de política pública. La importancia de las elecciones locales no se puede subestimar, especialmente cuando pueden provocar una política dirigida a las comunidades latinas individuales en lugar de las respuestas generalizadas del gobierno federal.

Tomemos las elecciones de gobernador en Virginia como ejemplo.

El último censo del estado muestra que los ciudadanos de origen hispano son cerca del 11 por ciento de la población total. Sin embargo, según las encuestas del Washington Post, el voto latino solo generó el 5 por ciento del total. Para comparar, la tasa del voto latino a nivel nacional en 2020 fue del 13 por ciento. 

Estos datos sugieren que hay mucho espacio para que el voto latino crezca. Sin embargo, generar un aumento de votos es tremendamente difícil.

Una posible solución es incentivar la participación política de estudiantes universitarios, lo que ayudaría a movilizar la opinión pública. Yo creo que esto ayudaría por dos razones. La primera es que latinos son el grupo de minoría más joven con la edad promedio de 30 años en el 2019, según el Pew Research Center. La participación de los latinos jóvenes es clave para que estos números se conviertan en votos porque esta parte de la comunidad respondería mejor aquellas voces de la misma edad. 

La segunda razón es aún más sencilla. Ya hemos visto la movilización de jóvenes latinos organizando y promoviendo el registro de votantes en las elecciones del 2020. Y funcionó. En Pensilvania y Florida, organizaciones latinas con liderazgo joven, tuvieron un gran impacto en generar el voto latino en sus respectivos estados, según un artículo de NBC News. Por ejemplo, el artículo explica que “Make the Road Action”, una organización dedicada a la movilización de votantes latinos, “hizo 1.25 millones de llamadas y envió más de un millón de mensajes de texto a los votantes latinos en Pensilvania, mientras que los Jóvenes Republicanos de Miami registraron una cantidad nuevos votantes, a veces entre 300 y 400 personas al día, y reclutaron a cientos de nuevos latinos para los voluntarios de Trump.” También vimos las mismas tendencias en Georgia y Arizona.

Esto demuestra que la movilización de estudiantes latinos no solo es importante, sino posible y efectiva. Lo cual hace que la posibilidad de replicar este movimiento a nivel estatal y local sea factible.

Pero los estudiantes universitarios latinos son en su mayor parte de otros estados o países, lo cual genera la pregunta, "¿por qué debería preocuparme por una comunidad que no es mía?"

Unidad y Fraternidad. 

La respuesta está en el hecho de que la comunidad latina no tiene fronteras. Todos nos enfrentamos a la realidad de los problemas específicos de nuestra comunidad, independientemente del estado o país. Y si podemos ayudar a nuestros paisanos, incluso si es de la manera más pequeña, ¿por qué no? 

Dentro de esa pregunta, para mí, está la esencia misma de ser latino: el entendimiento de que todos compartimos un vínculo cultural a pesar de nuestra diferencia de nacionalidad.

Hay un poquito (bueno, tal vez más que un poquito) de optimismo juvenil en este pensamiento, pero es algo que es necesario para provocar y motivar el cambio social. Además, también hay un poco de lógica con este proceso de pensamiento.

Este período electoral está demostrando el efecto del voto latino. Una mayor presión política de la comunidad latina incentivaría a los candidatos en las elecciones del 2022 a tener al bloque en cuenta y proponer una agenda latina para los latinos. Por eso creo que hay que involucrarse con las elecciones locales; para aportar más candidatos, demócratas o republicanos, que reconozcan la voz de los latinos en su comunidad. 

Votar, donar o ser voluntario puede dar a los candidatos fuertes un pequeño empujón que puede afectar las elecciones. Y esos pequeños empujones suman, especialmente en carreras ajustadas. Incluso si no puedes votar, ayudar a otros a votar es igual de útil. Además, ya que gran parte de la comunidad no habla inglés, algo tan simple como ayudar con la barrera lingüística puede guiar a otros en la dirección correcta. 

La idea es que hay miles formas de ayudar y todas funcionarán como un apoyo. Si el apoyo individual puede convencer a un votante o dos, es difícil no emocionarse con lo que puede hacer un movimiento universitario. Es lo mismo que pasó en Pennsylvania, Florida, Arizona, y Georgia pero a nivel local, lo cual tendría un gran efecto en la comunidad latina. 

nblanco@theeagleonline.com 

Never miss a story

Get our weekly newsletter delivered right to your inbox.

More from The Eagle

Would you like to support our work? Donate here to The Eagle Innovation Fund.