Identidades: Pensamientos de primera generación: Navegando por primera vez

Un estudiante reflexiona sobre cómo se siente ser un estudiante Latinx de primera generación en AU

Identidades: Pensamientos de primera generación: Navegando por primera vez

Nadie me dijo que ser un estudiante de primera generación sería fácil. No hay nadie que te explique nada sobre la universidad. Tus experiencias son todas nuevas y tus padres, por primera vez en tu vida, no pueden ayudarte de la manera que necesitas. Esta sensación de pérdida, de no saber lo que está haciendo, se mezcla con la presión de tener que triunfar académicamente. Esta presión rara vez termina, y hacer todo esto sin conocer realmente su lugar en el campus puede convertirse en un desafío por sí solo. Yo solía ​​vivir en un vecindario que hablaba español, habitado en su mayoría por inmigrantes y gente de bajos ingresos, pero ahora me encuentro en un entorno de habla inglesa, rico y en su mayoría estadounidense. Todo esto es lo que se siente al ser un estudiante de primera generación y Latinx en campus como AU, un sentimiento de pérdida y choque cultural que tienes que encontrar una manera de navegar.

Caminar por el campus sin ver a nadie que se parezca a mí ha sido una gran parte del choque cultural. Las personas que se parecen a mí son los jardineros, los trabajadores de la alimentación y los conserjes. Son la columna vertebral de esta Universidad, pero a menudo se les ignora, se les falta al respeto y son olvidados. Para mí, ellos son lo que me mantienen en esta institución predominantemente blanca. Cuando veo al personal de AU, veo a mis padres, tíos, tías y vecinos, las personas que me hacen quien soy hoy. Me alegra poder hablar español con el personal de AU y recordar mi hogar solo por un momento. Para mi, esta es la motivación para echarle ganas y no perder de vista por qué estoy aquí. Porque no estoy aquí solo para mí, estoy aquí para muchos otros que no pudieron hacerlo, para los que vendrán después de mí y para todos aquellos que sueñan con alcanzar las mismas metas que yo en respecto a la educación. Recuerdo todos los trabajos en los que he trabajado, a los paisajistas, cocineros de línea y trabajadores de construcción que me han contado los sacrificios que han hecho para llegar a este país y no los daré por sentado; guardo sus historias cerca de mi corazón y realmente hago todo lo posible para asegurarme de representar a las personas que me han convertido en una persona de la cual estoy orgulloso.

No todo está mal con ser un estudiante de primera generación en el campus. Ha sido una lucha constante encontrar una comunidad que entendiera lo que siento. Afortunadamente, existen organizaciones en el campus que facilitan mucho la búsqueda de una comunidad. Las organizaciones de estudiantes de primera generación y los grupos Latinx en el campus me han conectado con otros estudiantes que están pasando por las mismas dificultades. Poder tener conversaciones con estudiantes que provienen de entornos similares me hace darme cuenta de que no estoy solo cuando se trata de ser la primera generación de mi familia en ir a la universidad. Espero continuar creando más relaciones con otros estudiantes que han pasado por experiencias culturales similares y continuar construyendo una comunidad para estudiantes como nosotros en el campus.

elaguila@theeagleonline.com 

Never miss a story

Get our weekly newsletter delivered right to your inbox.

More from The Eagle

Would you like to support our work? Donate here to The Eagle Innovation Fund.

Coronavirus Project